CIRCULARES

Circular de la semana en curso - CIRCULAR Nº 1.559. 15-04-19

“¡Cuán suave, cuán paciente / caminaba y cuán doliente, / con la cruz al hombro echada, / el dolor sobre la frente / y el amor en la mirada!” (La pedrada. José María Gabriel y Galán)
Querid@s amig@s, Antes de pasar a leer el texto que nos regala nuestro Presidente, con poesía incluida, os vamos a contar lo que se encierra en este poema de este escritor extremeño que nace en un pueblecito de Cáceres, el Guijo de Granadilla un 28 de junio de 1890. Cuando se lee este poema, uno no tiene por más que notar un sentimiento de angustia y dolor. La sensación de traición nos envuelve y nos hace preguntarnos hasta dónde somos parte de la culpa, esa culpa que muchos se repartieron en aquellas fechas, cuando lo dejaron solo. En esta poesía se ven reflejados algunos de los pasos de la Semana de Pasión Sevillana, y nos asalta la duda de que personaje encaja mejor con nosotros. Somos… los hombres, las mujeres, el niño…. Rezamos, sentimos, amamos, sufrimos, lloramos. Somos capaces de lanzar la piedra o quizá nos encondemos como si no fuera con nosotros lo que estamos presenciando en nuestra imaginación mientras leemos. Esa Semana de Pasión la comenzamos (en Sevilla) el mismo Viernes de Dolores cuando pone el pie en la calle Nuestro Padre Jesús de Nazareth de la Hermandad de Pino Montano y su Madre, María Santísima del Amor, que lo acompañará hasta la misma Cruz. El paso de Cristo recrea justo el instante después del famoso beso de la traición. La mirada de Jesús nos penetra y traspasa cualquier muro que pongamos para disimular nuestra “indiferencia”. Y… esa cara de la Madre, nos dice hasta dónde el dolor que puede soportar una madre por su hijo. En el paso de Cristo podemos encontrar un sayón que empuja a Jesús fuera del Huerto de los Olivos (Getsemaní) y un sanedrita enviado a supervisar el prendimiento del Maestro. Aparecen también dos soldados romanos: uno está envainando la espada pues Cristo ya está preso; el otro portando una lanza avisa del descubrimiento de un discípulo escondido, San Marcos, al cual intenta apresar. El joven San Marcos está escondido entre las ramas del olivo, observando asombrado y entristecido la captura de su maestro. Por último, Judas de espaldas mira de reojo lo que le ocurre a Jesús con la bolsa del dinero en la mano derecha. Aquí también podemos preguntarnos: ¿y yo con quien me identifico? ¿estoy entre esas figuras?, o estoy más lejos porque no he sido capaz ni de presenciar la escena. O quizá en unas ocasiones uno y en otras otro… Con el poema de Gabriel y Galán (leer poema), y este paso (ver imagen), nos preparamos para leer lo siguiente:

TODO COMENZÓ EN GETSEMANÍ: Con un beso comenzó todo. Nunca un beso estuvo tan lejos de significar el verdadero propósito de su existencia: “Aquel al que yo bese, ése es”. Un beso que resultó la prueba de una traición “¿con un beso me traicionas?”. Con un beso y treinta monedas, ése fue el precio de un beso, ése fue el beso de una traición. ¿Cuántos besos han seguido traicionando desde entonces? ¿Cuántas monedas han seguido comprando esos besos? ¿Cuánta traición ha seguido comprándose con un beso?
Un murmullo sacó de su abstracción, mientras oraba en Getsemaní, a un Hombre que sudaba sangre, “Gotas de sangre que caían hasta el suelo”, que, desde su oración, suplicaba al Padre que apartara ese cáliz de Él, el cáliz del miedo, el cáliz de la desconfianza y que se hiciese única y exclusivamente Su voluntad, la voluntad del Padre al que oraba. Jesús de Nazaret levantó la mirada, secó el sudor de su frente, sudor de sangre, y las luces de unas antorchas iluminaron su rostro para que fuese besado por la traición. Aquellos hombres encendieron las antorchas para buscar a Dios, usaron la luz de unas antorchas para encontrar a la Luz del mundo. Y después de encontrarle, cuando ya le tenían delante de ellos, cuando descubrieron la ternura en la mirada de unos ojos que reflejaban la luz de sus antorchas, solo se les ocurrió prenderle, Judas se adelantó y, con un beso, vendió el Amor. Sus apóstoles, que dormían despreocupados mientras Jesús oraba, despertaron del sopor en el que se encontraban cuando oyeron acercarse a la muchedumbre y el miedo les atenazó, solo uno de ellos intentó defenderle desenvainando una espada, que volvió a envainar al momento cuando descubrió la súplica y el perdón en la mirada del Maestro. El resto, se escabulló entre los olivos que habían sido regados con sangre, con sangre de vida eterna, buscando solo el amparo de las sombras y dándole la espalda a la Luz. Y hasta el Calvario, todo fueron negaciones, hasta Pedro lloró desconsoladamente después de haberlo hecho en tres ocasiones.
Hoy, más de dos mil años después, seguimos haciendo lo mismo. Continuamos dormidos mientras se riegan con sangre los olivos de nuestra existencia. Cuando nos despierta el ruido del miedo, seguimos buscando el amparo de las sombras en lugar de ir hacia la Luz. Negamos y seguimos negando, una y otra vez, para no señalarnos y, lo que es peor, seguimos entregando a Dios, traicionándole con los besos de la indiferencia, de la intolerancia, de la envidia, del rencor. ¿Aprenderemos algún día? Ojalá que sí.
Que esta Semana de Pasión hagamos nuestra la actitud de Jesús de Nazaret y enfrentémonos a nuestros miedos yendo en busca de la Luz, dando la cara sin escondernos, perdonando en lugar de violentarnos, que nuestros ojos sean el reflejo de lo que somos y que nuestras palabras y acciones sean ejemplos de la actitud del Maestro, aunque todo ello nos haga hasta “sudar sangre”.
“Me traicionas con un beso / sudor de sangre en un terral / luz de antorchas en el huerto / para ver mi prendimiento / traición de muerte sin más. / ¿A qué viene todo esto? / ¿Acaso te hice algún mal? / ¿No te traté con respeto? / ¿Qué has visto en mi de siniestro para quererme entregar? / ¡Padre mío y Padre nuestro! / perdona tanta maldad / Si he de pasar el tormento / aparta de mí el lamento / y hágase Tu Voluntad”. (Cristóbal)
NUESTRO PREGÓN DE SEMANA SANTA: El pasado sábado, día 6 de este mes, un joven pregonero, llamado precisamente Jesús, envolvió nuestra nueva sede con un aire fresco que acabó diluyendo por completo el aire viciado que aún era respirable en un local que ha permanecido once años cerrado. Gaditano de cuna, pero sevillano de corazón, más que pregonar nos habló de sus experiencias, compartió con nosotros sus sentimientos como en una reunión de amigos, recordando incluso a nuestros padres, a los fundadores de nuestra Peña y a sus enseñanzas. Habló de Dios y habló con Dios. Habló de la Madre de Dios y habló con Ella. En prosa, en verso y en llana conversación nos mantuvo atentos, siempre sujetos al hilo, sin perderlo, con ganas casi de mantener un coloquio con él, no al término, sino incluso durante el propio pregón. Nuestra Peña le obsequió con su emblema, una mano portando una antorcha, la misma que portará él a partir de ahora porque los sentimientos expuestos sobre el atril fueron recíprocos. Gracias a Jesús Devesa Molina por compartir con nosotros su juventud y por presentarnos desde ella a Jesús de Nazaret y a su Santísima Madre.
CASETA DE FERIA: Recordaros a todos que las Invitaciones necesarias para poder acceder a nuestra caseta de Feria empezarán a dispensarse en nuestra sede inmediatamente después de Semana Santa, concretamente los días: 22, 23, 24, 25, 29, 30 de este mes y 2 y 3 de mayo, desde las 18,00 h hasta las 21,00 h de cada tarde. Que el precio de las Invitaciones se ha establecido para este año en: 30 € para las de Socio e hijos menores; 30 € para las de Hijos de Socios y 80 € para las de invitados o compromisos de nuestros asociados. Todas ellas dan entrada a la caseta a dos personas durante todos los días de Feria y serán indispensables para el acceso a la misma. Que la Cena del Pescaito tiene un precio de 40 €/persona y que solo se podrá acceder a ella a través de la Lista de Espera que se abrirá el mismo lunes, día 22 a las 18,00 h de la tarde. Que los días en que recibiremos en nuestra caseta a los Colectivos de personas a los que invitamos cada año a almorzar en la misma, serán el lunes, martes y jueves de Feria, teniendo estos Colectivos preferencia absoluta sobre la utilización de las mesas y sillas que disponemos mientras permanezcan con nosotros. Que, durante las dos semanas, entre la Semana Santa y la Feria, se procederá al montaje y decoración de la caseta, necesitándose voluntarios para ello, sobre todo, los días 27 y 28 de abril y 1 de mayo que, por ser festivos pueden ser más propicios para poder echar una mano quienes trabajen. Que el desmontaje de la caseta se realizará el domingo, día 12 de mayo, desde las 8,00 de la mañana, primero en la Feria y con posterioridad en el almacén de nuestra sede. Que hacen falta también voluntarios/as, tanto para servir las mesas de nuestros invitados especiales durante sus almuerzos, como para actuar como Delegados de Caseta durante la Feria. Para lo primero hay que dirigirse a Paloma y para lo segundo, a Cristóbal, en los días en que se estén dispensando las Invitaciones.
SORTEO COCHE DE CABALLOS: Recordaros que el lunes 22, termina el plazo para liquidar las papeletas que nuestros asociados retiraron para su venta. Cuantos lo hayáis hecho debéis de hacerlo a lo largo del día dirigiéndose a Gonzalo.
MISAS: Ya en su horario de 20,00 h de la tarde, este próximo viernes no tendremos misa por ser Viernes Santo y permanecer cerrada nuestra sede. La siguiente será el viernes, día 26, y se ofrecerá por nuestra querida asociada y asidua incondicional a nuestras eucaristías, Pepita Yaque, fallecida hace unos días. Como quiera que esta misa es la última del mes, es por ello que la del pasado Viernes de Dolores se ofreció por todos los fallecidos de nuestra Peña que cumplían su aniversario en abril, además, como es habitual por todos nuestros enfermos. La misa siguiente ya será el viernes después de Feria.
ENFERMOS: Que tengáis una Semana Santa acorde a vuestros estados de salud, teniendo en cuenta siempre, que no tenéis que preocuparos si no podéis ir a ver al Hijo de Dios y a su Madre por las calles de Sevilla o de donde viváis, no os hace falta porque Ellos, sin duda alguna, estarán a vuestro lado, pendiente de vosotros en cada momento. Ellos salen de sus iglesias para llegarse a casa de cada enfermo y ofrecerles ánimo y salud con la mirada enternecedora que trasmiten sus ojos. Eso mismo que os desean todos los amigos de vuestra Peña.
Nada más. Hasta la próxima. Un cordial saludo de LA JUNTA DIRECTIVA